Las personas con TEA tienen la capacidad y quieren trabajar, sin embargo, y pese a la presencia de muchas iniciativas de promoción de empleo dirigidas específicamente a personas con TEA, las tasas de empleo siguen siendo extremadamente bajas.

Estudios científicos realizados en los últimos años sobre este tema evidencian la importancia que tiene el acceso y mantenimiento para las personas con TEA y sus familias, además de tener un impacto positivo en las empresas en las que prestan sus servicios, en la economía y en la Administración pública, ya que el obtener un empleo retribuido hace que tengan una autonomía económica.

Entonces, ¿por qué es tan difícil para las personas con TEA encontrar y/o mantener un empleo?

En 2014, en el Centro de Investigación de Autismo y Empleo (Autism Centre for Research on Employment, ACRE, por sus siglas en inglés) realizó un estudio en el que participaron población adulta con con TEA, sus familias y profesionales de apoyo de servicios especializados. Los resultados de este estudio destacaron la existencia de 2 barreras que dificultan en gran medida el acceso y mantenimiento de un puesto de trabajo a la población con TEA:

  • La falta de ajustes en el puesto en el trabajo, que se adapten a las características y necesidades de la persona con TEA.
  • El bajo conocimiento y conciencia sobre el autismo en el torno social y laboral.

Una y otra barrera están interrelacionadas, puesto que el desconocimiento del TEA va a traer como consecuencia la falta de medidas que permita a la persona incorporarse al puesto de trabajo con éxito.

Además, es preciso tener en cuenta que cada persona con TEA tiene un perfil cognitivo distinto, por lo que los ajustes que se realicen para la incorporación de una persona trabajadora con TEA, no tienen por qué resultar eficaces para otra persona con TEA que vaya a incorporarse en la misma empresa, lo que requiere a las empresas individualizar y realizar las adaptaciones personal en cada caso.

Por ello, es necesario contar con herramientas que permitan evaluar a cada persona antes de su incorporación al mercado laboral, de forma que se identifiquen sus perfiles laborales y cognitivos, de forma que se tengan en cuenta desde el principio y durante todo el proceso ambos factores.

Teniendo en cuenta esta situación, desde el equipo ACRE han desarrollado un conjunto de herramientas de evaluación sencillas que permitan la identificación de los perfiles laborales y cognitivos de las personas con TEA para la planificación de itinerarios individualizados dirigidos a mejorar su proceso de inserción laboral.

Este servicio, integrado en un centro de investigación, se basa en la evidencia científica que van acumulando a partir de los resultados, para generar herramientas de evaluación precisas y certeras. Además, trabajan en estrecha colaboración con personas adultas con TEA, entidades de atención a personas con TEA y Administración pública.

Las herramientas diseñadas permiten, por un lado, identificar opciones de trabajo ajustadas a cada persona y por otro, orientar a las empresas en el diseño e implementación de las adaptaciones y apoyos específicos e individualizados para cada persona trabajadora con TEA de la empresa. Para ello, existen de diferentes niveles de Evaluación de Perfiles:

      • El Perfil laboral evalúa preferencias, habilidades y aptitudes laborales. Este perfil está orientado a identificar trabajos que se adecúen a las fortalezas y preferencias de la persona.
      • El Perfil Cognitivo centra en las tres áreas más relevantes en TEA: Habilidades de interacción social y comunicación, Flexibilidad y organización y perfil sensorial. Está orientado a identificar posibles necesidades de adaptaciones y apoyos en el puesto de trabajo.
      • El Perfil Completo combina los dos perfiles anteriores y está orientado a apoyar los programas de inserción laboral. Los perfiles acortan el proceso de identificación de fortalezas y de apoyos ya que ofrecen una evaluación preliminar que indica las áreas que precisan de una evaluación en profundidad para la toma de decisiones sobre el Plan de Apoyo individualizado.

Las herramientas están disponibles, de forma gratuita, en una plataforma online interactiva que permite la administración de una evaluación a medida.

AETAPI, ha financiado y trabajado en la traducción y adaptación de estas herramientas a la realidad cultural española, puesto que se ha considerado que esta herramienta supone, sin duda alguna, una Buena Práctica que puede ayudar a profesionales que trabajan en servicios de empleo con personas con TEA a planificar y poner en marcha los apoyos más indicados para mejorar el nivel de empleabilidad de las personas con TEA, así como el mantenimiento de un puesto de trabajo y, en definitiva, mejorar la calidad de vida de la población adulta con TEA.

Merece un agradecimiento especial Beatriz López de la Universidad de Portsmouth y miembro del grupo de investigación que ha diseñado y desarrollado estas herramientas por su dedicación en esta iniciativa y su compromiso con AETAPI para facilitar la traducción y adaptación de esta herramienta.

Para acceder al aplicativo, pincha ➡ ACCESO HERRAMIENTA